Un rescatado

25 06 2010

Lo encontré a mitad de la calle a punto de que lo atropellaran. Con lechita y calor se durmió un rato, no podía volar. Mas tarde consiguió abrir sus alas mientras se escuchaba el chillido de sus amigos en el jardín, decidí subirlo a la parte más alta de uno de los árboles, finalmente se alejó sin volar, colgado de la corteza esperando llegar a la copa del árbol.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: